ROSA Y ROBERTO: AMOR, INTRIGA Y CONSEJOS FINANCIEROS PARA COMPRAR APARTAMENTO

–¡Rosa! ¡Rosa! ¿Dónde andas?… ¡Ya nos preaprobaron el crédito para la hipoteca del nuevo apartamento!

–¡Ay qué felicidad! ¡Vamos a tener apartamento propio! ¡Yupiiieeee!…

–Sí mi amor, lo único es que…

–¿Qué Roberto?

–Que vamos a tener que hacer algunos sacrificios…

–¡Pero eso no se hace desde tiempos de los Aztecas Roberto!

–Qué bueno que te lo tomes con humor porque creo que no nos vendría mal hacer un poco de dieta.

–Me parece bien, ¿pero eso qué tiene que ver con el nuevo apartamento?

–Recortar gastos, Rosa, si bien lo piensas la comida es una cosa sobrevalorada.

–¿Cómo así, estás sugiriendo que no comamos?

–Claro que no, mi punto es ¿Quién dijo que había que comer tres veces al día?

–¡Estás loco Roberto!, nos podría dar gastritis, perderíamos energía ¡podríamos enfermarnos!

–Eso es una exageración ¿no has oído de los gurús que se alimentan de prana, de la energía del cosmos?

–Prana comerás tú.

–Está bien, solo la dieta, una dieta estricta, imagina lo que podemos ahorrar si dejamos de comer comida chatarra…

–Mmmmm, podría ser, hacemos dieta todo el año… ¡y nos desquitamos en las vacaciones!

–Mmmmm… sobre las vacaciones… ¿qué necesidad? ¿Hoy día en la era de las comunicaciones, cuando se pueden ver los destinos turísticos por internet?… aunque… dicho sea de paso, siempre estará la posibilidad de bajar el pago del internet yendo a un café internet, así, de paso, regulamos el tiempo que pasamos conectados…

–¡Claro! ¡Y podríamos comprar un concentrado más barato para Trosky, o es más, darle el dinero para que él mismo consiga lo que pueda en la calle… ¿Vos es que te enloqueciste Roberto, o qué?

–Igual en la pandemia no es mucho lo que hay que salir…. Es más bioseguro quedarse en casa… creo que con estos y otros pequeños ahorros podremos embarcarnos en la deuda en una hipoteca. Ah, y el carro, una cosa sobrevalorada; cuestión de venderlo y de paso disminuimos nuestra huella de carbono….  ¡Y listo! ¡Así podemos pagar la hipoteca, para tener nuestra casa nueva!

–¿Y para qué queremos casa nueva así, Roberto? Porque según esos “ajustes” que propones no podríamos ni invitar a los amigos a conocer la casa porque no va a quedar ni para un tinto.

–¿Y para qué invitar gente a la casa? ¡Si ahora las redes sociales mandan la parada! Cuestión de publicar fotos de la casa en Instagram, inclusive, no tiene ni siquiera que ser nuestra casa, ¡puede ser una foto de otra casa mucho más bonita bajada de internet!

–¡Pero yo quiero mostrar nuestra casa Roberto! Qué gracia es mostrar una casa que no es la de uno, además, se pueden dar cuenta.

(¿Estás buscando como Rosa y Roberto apartamento sobre planos en Laureles? Conoce nuestro nuevo proyecto City33A: Nuevo proyecto)

–Bueno, está bien, no seamos tan extremos. Se puede mostrar por zoom, y cada uno se toma el tinto en la casa, ¿qué cosa hay que no se pueda hacer por internet?

–¿Ah sí? Y si vamos a usar el internet de un café ¿cómo hacemos?

–¡Pues con el internet del celular!, ¿qué tanto es pagar un solo plan y compartir los datos a los demás?

–Mejor dicho, la fuerza que antes hacíamos en el gimnasio ahora la vamos a hacer para pagar la cuota mensual de la hipoteca.

–No te concentres en lo que no se puede, sino en lo que sí: hay tantas cosas que se pueden tener, cultivar nuestra propia huerta, unos pesos menos de mercado….

–No, Jorge, eso así no vale la pena.

–¿Jorge? ¡mi nombre es Roberto!

–Sí, sí claro… pero no cambiemos de tema, según ese panorama yo prefiero seguir viviendo como estamos… Aunque…

–Aunque qué, ¿tienes una mejor idea para comprar nuestro apartamento nuevo?

–Yo hasta estaría dispuesta a hacer esos sacrificios, pero no para pagar un crédito, sino para ahorrar, y cuando tengamos el 30% de la cuota inicial hacemos el crédito. ¿Es que no sabés que uno no debe destinar más del 40% de sus ingresos mensuales para pagar la cuota de un crédito?

–Vé, ¿Y vos dónde resultaste vos tan experta en la compra de apartamento?

–Informada que vive una… Bajé una guía de internet sobre como comprar apartamento nuevo.

(Descarga la guía gratuita que descargó Rosa aquí: Cómo evitar los 10 errores más comunes a la hora de comprar un apartamento sobre planos en Laureles).

–Mostrá.

–Cuando vuelva de la peluquería te la muestro y hacemos planes, que me cogió la noche.

–¿Y vamos a empezar, así, con esa es la actitud? ¡Si estás muy bonita!, para qué peluquería. Según mi cálculo, para los diez millones de pesos que nos faltan, una ida a la peluquería es el 1.5% ¿Te vas a gastar 1,5% en un gasto suntuoso de ese tipo?

–¿Tipo? ¿de qué tipo hablas? ¿de Jorg…?

–¿Jorge? ¿Quién es Jorge? es la segunda vez que lo mencionas…

–¡No, no!, digo, Roberto… No sé que me pasa… es que he últimamente he estado pensando mucho en mi papá.

–¡Pero tu papá se llama Raúl!

–Eeee… es que… ¡Tanto tiempo de casados y no te había contado! Es que mi papá se llama Jorge Raúl…

–Mmmm…. Pero, entonces de peluquería nada…

–Tenés razón, nada de peluquería. Ese tiempo lo podemos aprovechar para estar juntos, ya que seguro tampoco vas a volver al bar.

–¿Cómo? ¿Al bar?…. no pues, eee… a lo mejor no tenemos que ser tan exagerados, una tintura rojiza no te vendría nada mal, entonces, ¿salimos? Te arrimo que voy al bar.

–Quiubo ¿por qué te habías demorado tanto?

–Ah, discutiendo con Rosa… sobre el presupuesto para la nueva casa.

–¿Estás pensando en comprar casa?

–Sí… Pero decidimos que es mejor seguir ahorrando….

–Sí, es lo mejor, así compré yo mi casa. Yo te hubiera recomendado lo mismo, ahorrar primero hasta tener el 30% de la cuota inicial y no ahorcarse después.

–Debí preguntarte primero antes de ponerme en vueltas de un crédito que no me conviene.

–Claro, ya sabes la próxima, aprovecha mi sabiduría, para qué estamos los amigos.

–Eres el mejor amigo que cualquiera puede tener.

–Gracias Roberto.

–No, gracias a ti, Jorge.

 

¿Te identificas con la historia de Rosa y Roberto? ¿Qué crees que deberían hacer Rosa y Roberto, qué consejo les darías? Comenta y enriquece nuestra comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *